"...a veces nuestros pensamientos, nuestra imaginación y nuestros sentimientos, nos llevan hacia lugares a los que no podemos ir..."
 
    Home      Tras la lente   El Libro   Nostromus Radio  [ Noticias ]  Contacta   Enlaces   
 
Investigaciones  
Fotografía  
T.C.I.  
Videos  
Foro  
 
¡Compra tus libros aquí!
info@fotoparanormal.com
NOTICIAS
El velero espacial que navegará con el viento del Sol  (27-05-2015)
La luz del Sol viaja en pequeños paquetes llamados fotones, que carecen de masa pero poseen energía y momento. Cuando se reflejan en una superficie reflectante, a la par que rebotan le transmiten una parte de ese momento de energía. Como un suave y prácticamente inapreciable empujón, que induce una aceleración de apenas centésimas de milímetro por segundo.

Este miércoles, 20 de mayo, la Sociedad Planetaria espera lanzar al espacio una nave que será capaz de navegar con el impulso de ese sutil viento solar, mediante unas velas reflectantes de 32 metros cuadrados y apenas 4,5 micrones de grosor, la cuarta parte del espesor de una bolsa de basura, hechas de un poliéster llamado mylar. La nave LightSail (velero de luz) será el segundo intento de la organización privada que fundó hace 35 años el divulgador Carl Sagan, y ha sido sufragada íntegramente por aportaciones particulares, patrocinadores y sus propios socios. El coste total del programa se cifra en 4,5 millones de dólares.

LightSail es una nave formada por tres módulos del tipo cubesat, que son pequeños satélites de forma cúbica con 10 centímetros de lado. Su tamaño total viene a ser el de un paquete familiar de pan de molde. El velero solar viajará desde Cabo Cañaveral "por cortesía" de la NASA (o sea, gratis) a bordo de un cohete Atlas V, con una ventana de lanzamiento desde las 16.45 (hora española) hasta las 20.45 del miércoles y cuya misión principal es poner en órbita una misión militar secreta del avión espacial X-37B de la US Air Force. En el compartimento de carga del cohete viajan en total 10 cubesats de diversas organizaciones.

La misión del LightSail tiene mucho de física experimental. Su objetivo es comprobar los sistemas de navegación, basados en los campos magnéticos de la Tierra. Después de cuatro semanas en órbita, cuando se hayan distanciado los satélites, desplegará la vela, formada por cuatro secciones triangulares alojadas en cada uno de los cuatro costados del vehículo.

Para soltarla tendrá que quemar, literalmente, un cable del grosor de un hilo de pesca, que sujeta los paneles de protección. La antena transmitirá continuamente datos de telemetría y una batería de láseres, en tierra, medirá el efecto que causa la luz solar sobre la vela. Un efecto que no será suficiente para la navegación "a espacio abierto".

Este vehículo, el LightSail-A, es un pionero que será situado en órbita baja (menos de 200 kilómetros de altura, sin detallar con exactitud), demasiado inmerso en la atmósfera, que frena y amortigua el efecto de los fotones. El próximo año un segundo vehículo, el LightSail-B, será situado en una órbita de 720 kilómetros de altura, y desde allí será propulsado hacia el espacio por una segunda minisonda que le acompañará, llamada Prox-1 (diseñada y construida por estudiantes de Georgia Techa). Ese LightSail-B, cuyo lanzamiento será ejecutado por un cohete Falcon de Space X, sí que tendrá el propósito de navegar a vela por el sistema solar.

El empujón de los fotones es casi irrelevante, pero con un efecto incremental y continuado, a diferencia del impulso brusco y puntual que producen los clásicos cohetes, mediante breves encendidos. Una aceleración continua de cinco centésimas de milímetro por segundo supone alcanzar una velocidad de más de cuatro metros por segundo en un solo día. Los científicos de la Sociedad Planetaria han eludido comentar a qué velocidades esperan que se llegue a mover la nave, que será capaz de acelerar y frenar la marcha según se oriente en la misma dirección o en la contraria a los fotones. Las reglas de navegación son similares a las de un velero en el mar.

El sueño del velero solar ya tuvo un primer intento hace 10 años, con una nave a la que la Sociedad bautizó Cosmos 1 (tal vez en homenaje a la famosa serie de TV y libros de Carl Sagan), construida con donaciones de mecenas. Fue lanzada por un submarino ruso desde el mar de Barents, utilizando un misil intercontinental reformado como lanzador espacial. Fue el 21 de junio de 2005. A los 84 segundos del lanzamiento se produjo un fallo en el cohete, que aún continuó su ascenso casi un minuto, pero sin fuerza suficiente para entrar en órbita. Cayó al mar y nunca se hallaron los restos del desastre.

volver ]
Fotografía Paranormal
© Guillermo Nuñez Sordo 2005