"...a veces nuestros pensamientos, nuestra imaginación y nuestros sentimientos, nos llevan hacia lugares a los que no podemos ir..."
 
    Home      Tras la lente  [ El Libro ]  Nostromus Radio   Noticias   Contacta   Enlaces   
 
Investigaciones  
Fotografía  
T.C.I.  
Videos  
Foro  
 
¡Compra tus libros aquí!
info@fotoparanormal.com
EL LIBRO

www.fotoparanormal.com :: El LibroNo se como lograr que este sueño que comienza a ser realidad no acabe en la zona de libros esotéricos en las librerías y grandes superficies. La verdad es que no me importa demasiado, como siempre habrá quién a la hora de empezar a leer este libro intente escudriñar más allá de las verdaderas intenciones que espero aclarar en las próximas líneas.
No busco notoriedad.
No pertenezco a ninguna corriente de pensamiento sectario. No intento crear una secta y menos que se me convierta en una persona a seguir.
Solo deseo dar a conocer una realidad, para quién la quiera ver, de lo que cada vez más a menudo solemos oír y ver a nuestro alrededor.
Los humanos no somos diferentes los unos de los otros, no hay diferenciaciones, todos comemos, bebemos, pensamos. Todos habitamos el planeta Tierra, todos estamos rodeados por esas otras realidades que no podemos ver pero en muchísimas ocasiones si podemos captar mediante nuestros “otros” sentidos.

Pero ya está bien, comencemos....


FOTOGRAFÍA PARANORMAL, CAPITULO 1
TODO EL MUNDO TIENE UN POR QUÉ.
Este es mi por qué.


Todo comenzó hace bastantes años, hace unos veinticuatro aproximadamente.
Yo en aquella época asistía al colegio, como todos los niños de mi edad. Allí fue donde tuve el primer contacto con una realidad diferente a la que a todos nos enseñaban. No se que será de aquel padre agustino al que algunos niños como yo admirábamos, espero de corazón que su vida sea larga y provechosa. Su nombre es Modesto.
Según le conocí supe que este ser era diferente a los demás, había algo de él que emanaba paz, pronto un grupo de chicos formamos un grupo alrededor de él y comenzamos la andadura hacia un mundo desconocido.
Durante esos años, unos cuántos de nosotros, en las horas de comedor le atosigábamos a preguntas sobre su procedencia, nada extraño teniendo en cuenta que nuestras edades rondaban los doce a 16 años, y él con su gran paciencia y año tras año fue respondiendo a todas ellas.

Por lo que recuerdo del Padre Modesto, antes de recalar en Alicante estuvo en el Vaticano cumpliendo su misión como asesor del Papa en temas que aquí podemos llamar paranormales. Él nos indujo en el campo de de la experimentación de diversas técnicas entre las cuáles podría destacar, la relajación, el conocimiento de nuestros "campos energéticos corporales" conocidos como auras, la telepatía, la utilización de pirámides creadas como réplicas de las famosas pirámides de Egipto, y un sin fin de materias raras para la época en la que nos encontrábamos.
Extraño Cura ¿verdad?.

Y digo yo, para que necesita todo un Papa un asesor en estas lides, si todos estos temas son algo lejos de la realidad humana, y además rozan lo divino e inexplicable.
Si realmente algo de todo esto no existiera, ¿para que iba a necesitar el Vaticano personas especializadas en temas paranormales?, hay un refrán antiquísimo que dice "cuando el río suena, agua lleva", y en este caso… que verdad es.
Hay cosas que, si yo mismo no hubiera visto, jamás las hubiera creído, pero las ví, y eso es lo que con el paso de los años ha hecho que fuera acumulando datos y experiencias.

Muchas veces quiero pensar que todo aquello fue un montaje hecho por un adulto para impresionar a esas recién florecidas personitas, pero luego reflexiono y digo ¿por qué? y después pienso ¿para qué?, y siempre llego a la misma conclusión desde la lejanía que producen los años transcurridos, si hoy yo fuera él posiblemente haría lo mismo. No hace mucho tiempo escuche en un programa de temas científicos en televisión (por si a alguien le interesa se llamaba REDES de E. Punset), de esos que no abundan por desgracia, que las religiones están basadas en la fe, ya que ninguna de ellas se sustentan en hechos científicos, sin embargo, las religiones deben ir de manos de la ciencia, ya que es ella la que en su momento deberá explicar la existencia de un plano divino, superior al humano.

¿Chorradas?, no creo y a los hechos me remito, ¿quién durante la década de los veinte podría imaginar que el hombre pisaría la luna?, en aquel momento aquello era considerado como ficción, ¿quién en los cuarenta podría pensar que en los años noventa el hombre crearía procesadores matemáticos capaces de realizar operaciones que a nosotros nos costarían mucho tiempo llevar a cabo, en décimas de segundo?.

La verdad es que el hombre evoluciona a pasos agigantados en el campo científico, pero aún cuando nos topamos con experiencias diferentes a las conocidas, somos capaces de negarlas hasta la saciedad. Y digo yo, ¿Cuando aprenderemos que los limites de la condición humana, son los que el propio ser humano se marca?.

Recuerdo que con el Padre Modesto repetíamos hasta la saciedad ciertos ejercicios como el de la relajación, ello nos divertía, la realidad era que nos preparábamos para conocer otros niveles de o estados de consciencia. Todos los humanos dormimos, poco o mucho, ya que es una necesidad fisiológica, durante el sueño reparador nuestro cuerpo se regenera para poder afrontar un nuevo día, y durante ese mismo sueño el hombre pasa por unos estados de consciencia ( o debería llamar inconsciencia), que le van llevando por diferentes niveles, alfa, beta, etc...( de los que más tarde hablaremos ), esos mismos niveles los podemos alcanzar conscientemente gracias a la relajación, practicada diariamente por millones de personas en el mundo. Actualmente en la mayoría de los hospitales existen unidades del sueño donde se encargan de estudiar y experimentar con estos niveles, posiblemente esto hace algunos cientos de años hubiera sido considerado como brujería.

Es conocido que nuestro cerebro es capaz de de aprender en ciertos estados durante el sueño, a velocidades increíbles; somos capaces de captar cosas que en otras condiciones no podríamos, ya que el umbral de recepción es más elevado. Todo eso lo aprendimos con nuestro cura favorito, aprendimos a rebajar ese umbral para de esa forma estar más abiertos a los estímulos que nos rodean.

Bonito aprendizaje para niños de doce años.
 1 - 2 - 3 

Página 1 de 3
Fotografía Paranormal
© Guillermo Nuñez Sordo 2005